6 razones para visitar Matsumoto

Matsumoto, una ciudad encantadora!

En Japón, prácticamente todos los meses excepto junio, hay un puente festivo. El de octubre acaba de pasar y aprovechamos la oportunidad para salir un fin de semana en la prefectura de Nagano. No es un destino turístico popular como Kioto, pero realmente vale la pena.

Para los turistas existe el JR Pass, que les permite llegar en dos horas y media en tren desde Tokio. Nosotros, que somos residentes y por eso pringados, no tenemos acceso al JR Pass, por lo que a menudo viajamos en autobús (porque, créanme, moverse en tren casi siempre nos cuesta el doble que a vosotros). Desde Shinjuku reservamos un autobús a través de Highway Bus, y en cinco aburridas horas (en lugar de las tres esperadas, vaya suerte) llegamos a Matsumoto, la ciudad rodeada por los Alpes japoneses.

Que hacer, entonces,  en Matsumoto?

1) Visita el castillo de Matsumoto

Una joya y uno de los pocos castillos monumentales en Japón. Realmente genial, nos quedamos mirándolo desde afuera como dos idiotas durante aproximadamente media hora. Luego entramos. Con 610 yenes puedes visitar los jardines dentro del parque y entrar justo dentro del castillo, hasta el piso más alto. Si tienes problemas de rodilla, artritis, mareos y/u odio hacia la especie humana, no te aconsejo que entres. Los escalones son de madera empinada y resbaladiza (debes saber que tendrás que quitarte los zapatos para entrar y llevarlos en mano en la bolsa de plástico que te darán… como Snoopy), y mientras subes te encontrarás continuamente con los que bajan. No, no es agradable.

2) Pasear por el carril blanco Nakamachi

Esta ciudad tiene un toque tirolés, o al menos es así en mi cabeza (jajaja). Todas las casas blancas en esta calle comercial tienen un patrón tejido en las paredes externas, y las ventanas de algunas casas son de madera. Muy bonito, quedará grabado en mi mente como el Ostuni Tirol-japonés (sin mar, sin embargo).

Nakamachi, Matsumoto
Calle Nakamachi, Matsumoto

3) Paseo por la calle de madera Nawate-dori

Qué hermosos son los carriles de madera japoneses. Es como sumergirse en el antiguo Japón, hasta que no sacas el teléfono para hacer una historia de Instagram e inmediatamente regresas a la pálida y obvia vida moderna.

Nawa dori Matsumoto
Nawate Dori, Matsumoto

4) Visita el parque Agatanomori y el monumento conmemorativo en Former High School.

A la entrada del parque hay, de hecho, esta ex escuela secundaria completamente en madera gris y estilo occidental, muy muy elegante y muy poco japonés. El parque está muy bien cuidado y es bastante grande. Durante el cambio de las hojas o el hanami debe ser realmente sugerente.

Agatanomori Matsumoto
Agatanomori

5) Visitar el museo de arte de Matsumoto

Hago una premisa: no soy amante de los museos, siempre que no sea algo interactivo, como el museo de ciencias. Este museo no tenía nada interactivo, así que no entré … sin embargo, seguramente no sepas que una artista famosa en todo el mundo viene de esta ciudad: Yayoi Kusama, más conocida como “el artista de los lunares”.

museo de arte matsumoto
Museo de Arte Matsumoto

Fuera del museo están las instalaciones de este artista, y te digo que son estupendas.

6) Comer soba

Esta ciudad es toda una soba: helado de soba, pasta de soba, sake de soba. Madre mía. Pero, sobre todo, ¿qué significa “soba”? Trigo sarraceno. Quién sabe lo que esperabas … De todos modos, esta ciudad es famosa por la producción de la bendita soba, y casualmente coincidimos con el festival de soba. Alrededor del castillo había estos puestos de comida callejera, donde la soba prevalecía sobre todo.

Helado de soba matsumoto
Helado de soba

El restaurante donde cenamos, nos encantó, se llama Miyota Matsumoto.

Imagen por defecto
Beronika Massi
Creada en Italia, modificada emocionalmente en España, en fase de prueba en Japón. Soy Veronica, (ex) ingeniera, apasionada de la comunicación digital y la escritura creativa. Creé este blog porque Japón me lo pidió. Contactos: fujidalgiappone[at]gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.