Qué ver en Kioto?

Kioto es la ciudad de Japón con más cosas por ver.

Después de dos años viviendo en Japón, finalmente logré visitarla. Me dijeron “¡te cansarás de ver tantos templos!”, “¡Hay tantas cosas que ver y están lejos la una de la otra!”. Y bueno… Ambas afirmaciones fueron ciertas.

Kioto es extensa, solo hay dos líneas de metro/tren que la cruzan vertical y horizontalmente, y los sitios a visitar están lejos uno del otro. Entonces, ¿cómo es mejor organizarse para visitar la antigua capital de Japón?

¿Cuántos días se necesitan para visitar Kioto?

Yo diría que, incluyendo el día de llegada y salida, se requieren al menos cuatro días (tres noches).

Recuerda: Kioto siempre se visita siempre junto a Osaka y Nara.

¿Cómo moverse por la ciudad?

Puede  usar el JR Rail Pass prácticamente solo para ir a Fushimi-Inari y Arashiyama (y obviamente también depende del lugar donde te hospedas). Entonces, la respuesta es: en autobús.

Cuando llegues a la estación de Kioto, ve al Tourist Center – el personal habla inglés (algo que no debe darse por sentado en este País) –  donde puedes comprar el ticket diario con el que puede usar todos los autobuses durante el día en que lo empieces a usar. Actualmente vale 600 yenes (4,80 euros). Compra uno por cada día que planees visitar los diferentes puntos de la ciudad. Ten en cuenta que un solo viaje de ida vale 230 yenes, así que piensa en un programa y calcula si es mejor pagar por un solo viaje (puede usar la tarjeta Pasmo o Suica) o comprar la tarjeta diaria. Cuando lo timbres por primera vez, tendrás que hacerlo en las máquinas que se encuentran cerca del conductor al momento de subirte al autobús. Luego deberás enseñarlo al conductor de cada autobús que utilizarás, cuando bajes en tu parada. Mira cómo hacen los demás y no te equivocarás.

Otra cosa que te sugiero que tomes en la oficina de turismo es el mapa de la ciudad y las Kyo-Navi’s Suggested Routes, es decir una hoja donde encontrarás las rutas recomendadas, con el tiempo que lleva visitar cada sitio en particular, la duración de los viajes entre un sitio y el otro y qué autobús tomar. Es muy útil.

¿Dónde alojarse en Kioto?

En mi opinión, el mejor lugar está cerca de la estación de Kioto. Todos los autobuses salen de allí, y incluso puede que consigas sentarte. Ten en cuenta que, más o menos, entre un lugar y otro se tardan de 30 a 50 minutos en autobús, y durante las muchas paradas hay muchos turistas que suben, algunos incluso se quedan afuera por la cantidad de personas, y es un estrés quedarse de pié, créeme.

En temporadas altas Kioto está llena de gente y los precios de los hoteles suben muchísimo. En ese caso, puedes pensar en alojarte en Osaka y desplazarte entre las dos ciudades.

¿Dónde comer?

Te aconsejo que vayas por la noche porque podrás ver la iluminación de las escaleras y parte de Kioto desde arriba (sube a la terraza).

Qué ver en Kioto?

Quizás la pregunta correcta sea “¿Qué no ver en Kioto?”, ya que es imposible ver todo, a menos que seas rico y desempleado al mismo tiempo.

Aquí te dejo lista de sitios de la ruta que hice, sin demasiados spoilers.

Kinkakuji, el templo de oro de Japón está en Kioto

templo oro kioto japon
Kinkakuji

El Kinkakuji me encantó. Creo que es una de las cosas más hermosas que he visto en mi vida. Este sitio, patrimonio de la UNESCO – pero me pregunto qué cosa, en Kioto, no lo es – es un templo budista muy importante, cuya estructura está cubierta con una capa de oro. Vayas allí en un día soleado: te aseguro que el reflejo en el agua es único.

El templo está ubicado en un parque que está incluido en el precio del ticket. La imagen que he puesto aquí es fea de propósito, así que cuando llegues allí, te impactará aún más su belleza.

Ginkakuji, el templo de plata de Kioto

kioto japon templo plata
Ginkakuji

A diferencia del anterior, el Ginkakuji (que se encuentra en Google Maps con el nombre de Higashiyama Jisho-ji) no está cubierto con plata real. Este pabellón también es un sitio budista y fue creado para parecerse al Kinkakuji, pero se decidió no cubrirlo con plata, queriendo transmitir el concepto japonés de que “la belleza también reside en lo simple”. Mientras escribo esta última citación, leo una oración completa escrita en kanji y me pregunto por qué no aplicaron el concepto de simplicidad incluso a su lenguaje escrito. Bueno.

El templo está ubicado en un parque muy hermoso (incluso mucho más hermoso que el Kinkakuji).

El camino del filósofo de Kioto: filosófeando en Japón

paseo del filosofo
paseo del filosofo

Incluso si eres de aquellas personas que cuando tienen que encontrar el sentido de la vida prefieren abrirse una lata de cerveza en lugar de pensar, este paseo te hará relajar como pocos otros lugares en el mundo.

El Tetsugaku-no-Michi (versión japonés), es un paseo de aproximadamente dos kilómetros que va desde Ginkaku-ji hasta el Santuario Kumano-Nyakuoji-jinja, que está al lado del Templo Eikando. Todos nombres que nunca recordarás, pero está guay escucharlos.

¿Por qué se llama así? Porque el profesor universitario, y también filósofo, Nishida Kitaro, la percorría todos los días para ir a trabajar. Yo la recorrí toda pero, desafortunadamente, todavía no acabé de entender el significado de la vida, y sigo abriéndome latas de cerveza.

Templo Nanzenji

Templo Nanzenji
Templo Nanzenji

Otro templo budista que vale la pena visitar. Te encontrarás frente a una imponente estructura de madera en medio de un parque. Detrás de esto, verás una especie de aldea: es la residencia de los monjes. Muy cerca también hay un acueducto que data de finales del siglo XIX, bajo el cual todos se toman una foto especial, pero no quiero decirte por qué. El acueducto, en mi opinión, choca un poco, pero es curioso.

Fushimi-Inari

Fushimi Inari Kioto
Fushimi Inari Taisha

Oh, bueno, ni siquiera tendré que explicarte mucho, ya que es uno del los lugares de Japón más famosos. Solo te digo que llegar a la cima de esta montaña, a 233 metros sobre el nivel del mar, es un poco difícil. Así que, si vas a ir en agosto, te envío mis mejores deseos. Para subir y bajar se tardan más o menos un par de horas, pero si eres un fenómeno o si te llamas Usain Bolt… seguramente tardes menos.

Para llegar aquí desde la estación de Kioto, puedes tomar la línea JR usando el JR Rail Pass.

Fushimi-Inari es un santuario sintoísta donde podrás ver alrededor de mil toris de madera de color naranja. Cada uno representa una donación privada.

Arashiyama, el bosque de bambú

foresta de bambu kioto
Foresta de bambu, Kyoto

Otro lugar accesible por la línea JR, y entonces con el JR Rail Pass, desde la estación de Kioto es el bosque de bambú. Arashiyama es un lugar muy especial, pero a mi no me pareció nada del otro mundo. Habrá sido culpa de esa colonia de turistas chinos que, en lugar de dejarnos disfrutar de la paz del lugar, tenían que gritar para sacar fotos. No lo sé.

Hay un lugar que me gustó mucho más, y está ubicado detrás del bosque: el río Hozugawa.

Kameyama-kōen
Kameyama-kōen

Puedes observar un maravilloso panorama desde arriba (desde Kameyama-kōen), y luego bajando hacia la orilla del río puedes observar a los turistas ricos que van en barco con el guía, mientras tú eres pobre y te conformas con grabar un video para Instagram.

Ninenzaka, Sannenzaka y el tempio Kiyomizu-dera

Ninenzaka y Sannenzaka son dos barrios que han permanecido intactos – lo que es la suerte de Kioto en comparación con Tokio – donde encontrará una cantidad impresionante de personas que llevan el kimono, o yukata, ya que hay una muchísimas tiendas que los alquilan. Obviamente, ni siquiera la mitad de estas personas son japonesas, pero los turistas no sabrán cómo distinguirlas. Pero bueno, está guay.

Kiyomizu-dera es un templo budista, frente al cual hay una estructura roja que representa la entrada, y una pagoda. Es uno de los lugares más populares, así que prepárate para la cantidad de personas.

Kiyomizu-dera Kioto
Kiyomizu-dera

Pontocho y Gion

Calle de Pontocho
Pontocho

Ya sé que te estarás preguntando “Pero cuando me habla de las geishas?”. Calma, no te apures.

En estas dos áreas, no muy distantes entre sí pero separadas por el río, podrás andar por las calles típicas, entre edificios de madera (muchas han sido reconstruidas desde cero) y tal vez cruzarte con algunas geishas o maiko – la maiko es la chica que esta entrenando para ser geisha.

Yo vi a una geisha, y la sensación que sentí fue rara, fue como si finalmente viera algo auténtico. Con el abanico intentaba cubrirse la cara mientras trataba de caminar lo más rápido posible (lo cual no es fácil si vistes con kimono y zapatillas de madera).


PS: Aquí encuentras el mapa de Kioto (Japón) con todos los puntos que describí anteriormente. Hay muchos más sitios de interés, como el castillo de Kioto y el Palacio Imperial, pero ver todo es casi imposible.

Imagen por defecto
Beronika Massi
Creada en Italia, modificada emocionalmente en España, en fase de prueba en Japón. Soy Veronica, (ex) ingeniera, apasionada de la comunicación digital y la escritura creativa. Creé este blog porque Japón me lo pidió. Contactos: fujidalgiappone[at]gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.