Tokyo Idols: el Lado Oscuro de Japón

Tokyo Idols: el lado oscuro de Japón

Antes de que leas este artículo, quiero que sepas que no soy experta de cultura japonesa (nunca he dicho serlo) y que el tema Idols en sì es muy controverso. Algunas de las cosas que leerás las he visto con mis ojos y hacen también referencia al documental de Netflix, Tokyo Idols (que en opinión de varias personas pare ser sesgado).

Este es mi blog, no difundo fake news o invento cosas, simplemente expreso mi opinión sobre algunos aspectos del País donde vivo y que – como el resto del mundo – tiene sus peculiaridades.

Si tienes observaciones, opiniones diferentes o más conocimiento eres [email protected]


Tokyo Idols: una Idol cenando con sus fans

Es un sábado por la noche. Estamos en un restaurante en el centro de Shibuya. Un grupo de personas entra: cinco chicos y una chica. Los machos del grupo no se ven muy despiertos, vamos. La chica, en vez, es una de las que tiene voz de pito y un vestido en todo estilo Akihabara.

¿Quién es esta gente? Mi amiga japonesa dice “Estoy segura de que la chica es una Idol”.

“Perdón– pienso yo – ¿Qué significa…?”

En Japón, hace decenas y decenas de años, nació un nuevo fenómeno social. Las/los Idols son chicas o chicos, muy jóvenes, que aspiran a ser famosas/os. Por lo general, son cantantes y/o bailarines – el fenómeno es más femenino – que financian sus carreras hacía la fama gracias a sus fans. Es como si ahora te pidiera que me siguieras por todo el mundo y compraras mis fotos, discos, videos, etcetera.

Atención: no estoy hablando de normales fans de cantantes que van a conciertos. Aquí se habla de algo muy diferente.

Durante la cena observo esta mesa rara, donde la chica es claramente el centro de atención. Según mi amiga japonesa, ella está allí con sus admiradores, quienes luego le pagarán la cena y adiós. Vaya. Así que empezamos a buscar información en internet. La curiosidad es muchísima. En las recomendaciones sale un documental de Netflix titulado “Tokyo Idols”. Perfecto. Netflixiando voy.


Tokyo Idols, un documental original de Netflix.

Es de noche y estamos en casa. A ver que tal este documental. Escuché la palabra “Idol” mil veces, pero nunca me hice preguntas.

Solo transcurren dos minutos del comienzo del documental y ya estoy flipando. ¿Qué cojones estamos mirando?

Chicas actuando frente a hombres adultos

El documental se centra principalmente en la historia de Río, una chica de 19 años que intenta crear su propia fama en Tokio. Comienza por cantar en una cafetería en Akihabara – un barrio muy querido por todos los nerds del mundo precisamente por este tipo de cosas – junto a un grupo de otras chicas. Imagina a un grupo de chicas disfrazadas como muñequitas, cantando y bailando frente a un público de solamente hombres de edad que van de los 20 hasta los 60 años. Estos “hombres” – lo siento, pero las comillas son todas necesarias – bailan y cantan al ritmo de estas “canciones”- otra vez me toca repetir las comillas. Las letras dicen cosas como “Quiero mantenerme pura”, “Soy un ángel”, etc., y yo que las escucho me quedo con cara de panoli.

Tokyo Idols durante un "concierto"
Idols durante un “concierto”

Obviamente las Idols no pueden tener ninguna relación amorosa. Desde el momento en que se comprometen con alguien, automáticamente dejan de ser Idols. La edad máxima para una Idols es de alrededor de 21 años, pero hay excepciones: yo. No, no, por el amor de Dios, es broma.

El handshake entre Fans e Idols

Al final del “concierto” está el momento del handshake, o sea el apretón de manos. Estas “artistas” se ponen en una cola y se despiden de sus fans uno por uno dándole la mano – hablando de cosas totalmente inútiles – por un minuto, no más, cronometrado por algunos empleados que al acabarse los 60 segundos tienen que quitar – porque muchos no quieren dejarla – la mano del fan para que pase al handshake con la siguiente Idol. Apretar las manos, en Japón, se consideraba antiguamente un acto erótico, por lo que todavía la gente se presenta y se despide inclinando la cabeza. Dicho esto, saca tus conclusiones.

Seguir a una Idol es “conveniente”

Este tipo de fan es parte del llamado grupo “otaku“.

Estos “hombres” son solteros y no tienen intención de encontrar a una mujer para una relación seria, ya sea porque han tenido decepciones o porque no tienen un trabajo lo suficientemente bueno, o porque simplemente no les da la gana. Una idol siempre le sonreirá, se tomará fotos con él, le dará la mano y satisfará platónicamente sus fantasías sexuales.

¿Por qué comenzar una relación seria, cuando ya tiene todo esto? Madre mía.

En el documental se cruzan varias historias de estos “hombres”. Un chico de 43 años que deja su trabajo permanente para seguir a esta Idol en sus giras – hay una escena en la que la chica va al sur a Japón para grabar transmisiones en vivo, y él la sigue con su bicicleta desde Tokio – otro tío de 50 años que gasta alrededor de $ 2.000 al mes para comprar regalos a su Idol favorita y para esto no puede darse el lujo de ir a ver a sus padres, ya que no tiene suficiente dinero – con la cantidad de dinero gastado dice que podría haber comprado una casa… – un joven de 23 años que es pringado como los otros dos.

Las Baby Idols

Hasta este punto ya estaba muy disgustada e incrédula. Pero todavía no había llegado lo mejor de lo peor: las Idols de 10 años.

Desde el tráiler ya se ve bastante:

Niñas de 10 años que bailan y cantan ante esta audiencia de pervertidos. Lo siento, pero eso así, no hay excusas y no creo exagerar. Es repugnante y no sé ni como describirlo, mira el documental completo para vomitar tu también. ¿Qué tipo de padres empujan a su hija hacía esta dirección? Realmente no lo entiendo y quizás sea mejor así. Esta área entre legal e ilegal es un asco.


¿Por qué este fenómeno se ha desarrollado en Japón?

No conozco en especifico las motivaciones por las cuales nació el fenomeno.

En mi humilde opinión, veo un fuerte paralelismo con la vida japonesa en general. Aquí, la suciedad de una sociedad cada vez más deprimida, cobarde y consumista se esconde debajo de la alfombra. Lo importante es que se vea todo bien desde fuera, pero de los problemas reales casi nunca se habla. Aquellos que viven en Japón, como yo, saben de lo que estoy hablando.

Detrás de las Idols hay empresas de marketing y publicidad que especulan de manera impresionante. También se debe considerar que la crisis económica que afectó a Japón ha influido enormemente en toda la sociedad, dando lugar a nuevos fenómenos, como el de los herbívoros (otro fenomeno social del que te voy a hablar pronto). Lamentablemente no es un fenomeno solamente de Japón: también China y Korea.

Si vas a ir por Akihabara, cuando veas a estas chicas vestidas como si fueran carnavales, con falda muy corta – no son Idols, pero el estilo es ese – y esteticamente muy “kawaii” – expresión japonesa que significa “lindo” o “bonito” – recuerda que probablemente estés observando un aspecto muy perverso de esta cultura.

Yo, cuando ando por Akihabara, siento una ira inmensa. Beyonce, ayúdanos.

Imagen por defecto
Beronika Massi
Creada en Italia, modificada emocionalmente en España, en fase de prueba en Japón. Soy Veronica, (ex) ingeniera, apasionada de la comunicación digital y la escritura creativa. Creé este blog porque Japón me lo pidió. Contactos: fujidalgiappone[at]gmail.com

4 comentarios

  1. Hola, estimada.
    Acabo de leer tu reporte sobre tokyo idols y desde alguien que ha estado analizando por un par de meses la cultura idol, veo un reporte muy sesgado desde la mirada occidental.
    Siempre que hagas un reporte de una cultura diferente, debes tomarlos desde la perspectiva del que está realizando la acción.
    Japón es muy diferente a nuestro occidente, demasiado.
    Para ellos es normal que una niña de 10 años quiera realizarse como Idol, pero no por eso se va a generar una mirada pedófila y pervertida hacia esas niñas (Por favor, no confundir que estoy aceptando o diciendo que esto es bueno). La cultura idol japonesa lleva AÑOS y tiene toda una simbolización e ideología enorme que no se aborda todo en ese documental.
    Por lo tanto, te sugiero evitar sesgos de más y evaluarlo desde una perspectiva del participante del fenómeno.
    Me hubiera sido satisfactorio leer en este reportaje, toda la historia idol de japón y cómo llegó, a través de la intervención de EE.UU, a esta música popular del país.
    O el cómo las mujeres decidieron convertirse en idols para separarse de las tareas ”de la mujer de la época” que era casarse y formar una familia.
    Si bien hay cosas que a nosotros nos impactan muchisimo (yo pasé por ese proceso), siempre hay que tener en cuenta las diferentes formas en que se ven estos fenómenos.

    • Hola Tamara, muchas gracias por tu comentario.
      Como habrás leído en el título, me refería más a lo que es el documental de Netflix Tokyo Idols: no soy experta del tema (no he dicho serlo), pero me gustaba sacar el tema porque creo que mucha gente no lo haya escuchado nunca.

      Está claro que esta es la perspectiva occidental y que muchas cosas habría que analizarlas desde la perspectiva local, pero esto no quita el hecho que la “mirada pedófila y pervertida hacia esas niñas” sea realidad. He visto con mis ojos a gente de la edad de mi padre ir a hacer el handshake con chicas Idols de 15 años después de un concierto, y los casos que se ven el el documental no son mentiras. De todo el tema, la cosa que más me entristece es la soledad de algunas personas, que se acaba “aliviando” de estas maneras. En Japón, el tema de la soledad es muy delicado. Llevo 3 años viviendo aquí, muchas cosas las veo y las vivo en la vida de todos los días.

      Este no es un reportaje, es un artículo de 1200 palabras. Seguramente me informaré más sobre como nació este fenomeno social (y te agradezco el input). Que fuentes me aconsejarías para profundizar el tema?

      Un saludo 🙂

  2. Para ser un artículo es pobre y lo o profundo. Hasta podría decirse sesgado.el el documental habla una socióloga, puedes partir de ahí para ver posibilidades. Unas referencias no caería mal sino eres experta en el tema vuelve a ingeniería y deja la comunicación. Ya que está nota no ofrece más que pocos fundamentos del por qué de la perversidad del fenómeno ídolo.

    • Trabajo en el mundo de la comunicación pero no sobre la cultura japonesa en especifico, y nunca me he denominado como experta sobre el tema. La referencia es a Tokyo Idols: si a la chica que comentó arriba le pregunté eso es porque se ha mostrado muy competente con el tema.
      Ya que tu comentario viene a atacar a nivel personal tampoco voy a perder el tiempo explicandote mucho más. Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.